Wardoo: la pulsera que garantiza el distanciamiento social

Quien no tenga dudas, recelo o miedo respecto al distanciamiento social, miente. Existe una desescalada firme en papel, pero débil en la vida real, sobre todo por las preguntas que nos hacemos en el día a día. Situaciones que no ayudan al saturarnos de las noticias y redes sociales. O cuando nos envían un sinúmero de cosas por WhatsApp.

Para aplacar de cierta manera esta incertidumbre, un grupo de jóvenes talentosos de Madrid, han creado la startup Wardoo Tech. Esta nueva pieza emprendedora, ha nacido para poner soluciones tecnológicas sobre la mesa. Útiles a la población y que perduren en el tiempo.

¿Un aparato necesario?

Dentro de este contexto, han desarrollado un primer e ingenioso gadget para ayudar a garantizar (tecnológicamente hablando) el estricto cumplimiento del distanciamiento social entre la población durante las diferentes fases de la desescalada y más allá de ser posible.

Como punto y aparte. Este pequeño aparato en forma de pulsera, me hizo recordar a los grilletes que ponen a los excarcelados en el tobillo para ser vigilados, mientras cumplen condenas en la modalidad de arresto domiciliario. Aunque, son dos cosas o tienen finalidades muy distintas.

Cómo funciona Wardoo

Esta pulsera que vienen en conjunto con una app, nos brinda la posibilidad de controlar la distancia de seguridad. Y si no fuera suficiente, también nos permite saber el tiempo de permanencia en el interior de ciertos establecimientos.

De darse el caso, la pulsera nos enviará una alerta (vibración o sonido) sobre la distancia de seguridad que podríamos estar rompiendo. Por otro lado, también nos avisa si otras personas se acercan a nuestro lado. Sería genial que también nos alarme si alguien haya dado positivo por el nuevo coronavirus covid-19.

Todoterreno

Sin duda, es una aplicación que ayudará en la calidad de vida de la población, sobre todo porque es a prueba de agua, ideal para ir a la playa o piscinas. Útil también en lugares de mayor concentración de personas como los centros comerciales o estadios deportivos. Además, viene con funciones muy propias para establecimientos de ocio: restaurantes, bares, cines, supermercados, festivales, teatros, discotecas, entre otros.

Por ejemplo: los establecimientos pueden entregar las pulseras al entrar y salir, como si fueran audio guías en los museos o unas gafas especiales que nos ponemos para ver una película 3D, entre otras ideas.

Suscríbete al boletín semanal sobre viajes y turismo

Leave a Reply